Dictum de Acton

“El poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente.” Escribía Lord Acton en una célebre epístola de reconvención a un obispo. Este aforismo circunscrito a lo eclesiástico, podemos extenderlo a otros ámbitos, es por tanto, una regla universal y una advertencia sempiterna de las consecuencias del absolutismo, por ello, su sentencia debe orillarnos a la acción, y no a la posterior e infructuosa contrición. 

El poder necesita ser controlado, y de ello se percataron los ingleses, cuando obligaron a un quebrantado Juan sin Tierra a firmar una carta de derechos, la carta magna. Otra iniciativa que también implementaron fue la inmunidad y que según May y Ason, derivaría de sendas instituciones medievales del derecho inglés. Lo que importa es que, a través de este mecanismo, se buscaba proteger de arrestos y molestias de parte de la corona inglesa a los honorables miembros del parlamento, para que puedan realizar sin óbices su labor. 

Sin embargo, las circunstancias mundiales han cambiado, la realidad es distinta, desde hace mucho, la figura de la inmunidad parlamentaria se encuentra a nivel global en franco declive. El fundamento principal que le dio origen ha sido superado, y es en la actualidad una institución dispensable, un órgano vestigial de las épocas, cuando los soberanos pretendían ser depositarios de un poder de origen divino. 

Países de los más variados como Suecia y Colombia, para darnos una idea, la han erradicado de su legislación, por considerar que atenta contra la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. En nuestro país, hasta ahora, ningún congresista ha sido blanco de persecuciones judiciales, durante el desempeño de sus funciones fiscalizadoras y, al contrario, prácticamente la totalidad de las solicitudes de levantamiento de Inmunidad han sido sistemáticamente rechazadas por “cálculo político” y no por la finalidad que fue creada: la de frenar persecuciones por motivaciones obstruccionistas de algún gobernante o funcionario del ejecutivo. La desnaturalización de esta institución ha coadyuvado a la pérdida de legitimidad del congreso.

Así como ocurrió con el tema de la paridad y alternancia, la eliminación de la inmunidad parlamentaria es una de ¨las papas calientes¨ que corresponde a la agenda del actual parlamento. En el contexto posterior a un congreso disuelto que gozó de los más bajos niveles de credibilidad, es menester que el actual “congreso de transición” se de a la tarea de recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones del estado, principalmente en la más representativa: el Congreso de la República. 

Termino con esta cita también de la misma epístola de Lord Acton ¨La responsabilidad histórica tiene que completarse con la búsqueda de la responsabilidad legal”.

Fuentes consultadas

La inmunidad parlamentaria en Latinoamerica y República Dominicana

Recuperado de http://www.opd.org.do/index.php/analisispoder-legislativo/1669-la-inmunidad-parlamentaria-en-latinoamerica-yrepublica-dominicana

Inmunidad Parlamentaria 

Recuperado de file:///C:/Users/Joseph/Downloads/17402-Texto%20del%20art%C3%ADculo-69065-1-10-20170503%20(2).pdf 

Dictum de Actun 

Recuperado de https://elsoldelaflorida.com/dictum-de-acton/

Artículos Relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *